NOTICIAS Y ANÁLISIS

EUR

La  semana pasada el euro logró recuperarse de los niveles mínimos de los últimos 21 meses observados a inicios de abril, cosechando ganancias frente al dólar en cuatro de las últimas cinco sesiones. La moneda única puede beneficiarse de la relativa calma que se respira en los mercados, luego de que la recuperación del balance comercial chino señalara expectativas favorables sobre una mejora en la demanda externa. Sin embargo, la Unión Europea enfrenta esta semana otro episodio de tensiones en el terreno comercial, con los países miembros convocados a votar sobre el inicio de las conversaciones con los Estados Unidos. El martes veremos el potencial efecto sobre el sentimiento de inversores, con la publicación de la encuesta ZEW programada en la agenda. La semana continúa con datos de inflación y comercio externo el miércoles y los índices preliminares de compras de gerentes el viernes. Fuera del bloque, la publicación del crecimiento de la economía china en el primer trimestre del año centrará toda la atención el miércoles.

USD

Los temores de una recesión de la economía global también parecen haber entrado en modo festivo esta Semana Santa. La volatilidad implícita a corto plazo de las opciones de los mayores cruces del dólar se encuentra en bajos niveles históricos, indicando que los mercados no prevén fluctuaciones significativas en los tipos de cambio en el próximo trimestre. Sin embargo, hay varias cartas en juego que podrían provocar mayor agitación de la esperada. Una de ellas, la interferencia de Donald Trump en las decisiones de la Reserva Federal, que levantó mayores preocupaciones sobre la independencia de la institución tras nuevas críticas del presidente sobre los altos tipos de interés. En el frente comercial, el cierre del acuerdo con China sigue siendo una incógnita a pesar del progreso en las conversaciones. Mientras, una nueva línea de fuego podría abrirse esta semana con la Unión Europea, tras amenazas de imponer $11 mil millones en tarifas a importaciones europeas. El calendario de datos también traerá mucha acción, con el balance comercial y el libro Beige a publicarse el miércoles; índices de compras de gerentes el jueves y cifras del sector inmobiliario el viernes.

GBP

La libra se mantiene operando en un rango estrecho, con una extensión de 6 meses adicionales presionando con introducir mayor incertidumbre hasta la nueva fecha pactada para el Brexit a finales de octubre. Mientras el parlamento británico se toma un receso esta semana, los mercados redirigen su atención al pulso de la economía. La actividad económica se ha mostrado resiliente hasta el momento, producto de un efecto de acumulación de inventarios, pero algunos indicadores adelantados sugieren que la creciente incertidumbre podría empezar a mostrar sus efectos recesivos en las inversiones y el crecimiento sectorial. Esta semana se podrá hacer un juicio más acertado con la publicación de cifras del mercado laboral, inflación y ventas minoristas entre el martes y el jueves.

MXN

El peso mexicano continúa fortaleciendo su senda alcista frente al dólar, cerrando la semana alrededor de los mejores niveles de los seis últimos meses. El pasado viernes, Donald Trump reavivó las amenazas sobre el cierre de la frontera mexicana tras haber anunciado días antes que daría una tregua de un año, pero esta inconsistencia en el discurso ya parecer no asustar excesivamente a los mercados. Mientras, el peso se beneficia de las presiones alcistas de las cotizaciones del crudo y las ventajas de las altas tasas de interés y la reducida volatilidad de las divisas para acumular ganancias de acarreo. Otra señal de soporte fue ofrecida por el Ministro de Finanzas, Carlos Urzúa, tras ratificar el compromiso del gobierno de mantener el objetivo de déficit primario en 1% a pesar de la potencial ralentización de la economía. Esta semana se encuentra en agenda datos sobre el empleo formal.