NOTICIAS Y ANÁLISIS

EUR

El euro ha enfrentado una fuerte presión de venta esta mañana, borrando todas las ganancias cosechadas el pasado viernes frente al dólar. Aunque varias razones podrían justificar la pronunciada caída del par esta mañana, el evento más relevante para la moneda única gira en torno a la incertidumbre política en Italia. Las perspectivas de unas elecciones generales en el país mediterráneo en los próximos meses, con el líder de la Liga, Matteo Salvini, encabezando el movimiento para reemplazar el poder del actual gobierno de coalición, genera nerviosismo en el mercado de bonos italianos, que el viernes perdieron 20 puntos básicos en relación a sus pares alemanes. Estos eventos refuerzan las preocupaciones de los inversores sobre el crecimiento de la tercera mayor economía de la Eurozona, al complicar las negociaciones sobre el presupuesto del próximo año, también previstas para octubre. Paralelamente, el euro operará esta semana en función de los signos vitales de la economía alemana, con los resultados de la encuesta ZEW de expectativas en el calendario del martes y el crecimiento del PIB del segundo trimestre del año el miércoles.

USD

La fortaleza del dólar frente a sus pares del G10 retorna esta mañana, solo con el JPY y GBP ocupando posiciones favorables. Analistas de Morgan Stanley levantan preocupaciones de que esta incomparable fortaleza del billete verde podría desatar una posible recesión en la economía norteamericana, con la divisa registrando su mejor década desde los 60. Desde Goldman Sachs, por su parte, cometan que el escalamiento de las tensiones comerciales con China tendrá un creciente impacto en la economía doméstica. La institución revisó el PIB para el último trimestre del año 0,2 puntos porcentuales a la baja a una variación anual de 1,8%, mientras que incrementó sus previsiones sobre una posible recesión económica. Después de cancelar las conversaciones bilaterales con China previstas para septiembre, los inversores se mantendrán atentos esta semana a los nuevos cometarios de Donald Trump. De momento, muchos observadores tienen bajas esperanzas sobre un desenlace positivo de la guerra comercial entre ambas potencias previo a las elecciones presidenciales de noviembre del 2020.

GBP

La libra registró nuevos mínimos después de otra semana desalentadora, con el cierre semanal más pobre frente al dólar desde 1985 la semana pasada, y el valor más débil frente al euro de la última década esta mañana. El Reino Unido reportó una contracción del 0,2% en la variación trimestral del PIB en el segundo cuarto del año, mientras que el consenso de los expertos pronosticaba, a lo sumo, un estancamiento de la actividad económica. De acuerdo a las señales previas de los índices de compras de la construcción y la industria, esta cifra no parece extremadamente sorpresiva, pero le costó, no obstante, cerca de 1 punto porcentual a la divisa frente al dólar. Algunos medios reportan esta mañana que los parlamentarios británicos preparan una legislación para forzar al gobierno a posponer la fecha límite del Brexit, dando una línea mínima de optimismo a la moneda. La agenda de esta semana incluye datos del mercado laboral el martes, seguidos de cifras de inflación el miércoles y ventas minoristas el jueves.

MXN

El peso mexicano abrió en negativo frente a sus principales pares en la sesión europea, con las tensiones comerciales entre EE.UU. y China dominando el inicio de la semana. Los titulares de que Donald Trump cancelará las conversaciones con China planificadas para septiembre, incrementan el pesimismo sobre el desenlace de la guerra comercial, pasando factura a las divisas emergentes. La presión sobre la divisa también se alimenta de la debilidad del yuan esta mañana. El fixing del USDCNY fijado por el Banco Central de China hoy se ubicó en el nivel más alto de las últimas sesiones, dejando al cruce fluctuar nuevamente por encima de la barrera de las 7 unidades por dólar. Mientras la incertidumbre global deteriora a las monedas emergentes como clase de activo, el peso mexicano también podría estar bajo presión desde el frente doméstico esta semana, con el Banco de México programado el próximo jueves para su anuncio de política monetaria. Con múltiples riesgos negativos cercando a la economía mexicana, los indicios de una próxima flexibilización monetaria de Banxico no deberían tardar.