NOTICIAS Y ANÁLISIS

EUR

El euro se apreció, junto a la mayoría de divisas del G10, frente al dólar gracias al sentimiento positivo por la tregua en las tensiones comerciales internacionales. Ayer se conocieron los datos finales de los PMI de manufacturas de Alemania y de la eurozona, los cuales superaron ligeramente a las lecturas de octubre y también a las expectativas, aunque no fueron un gran impulsor de la cotización de la moneda única. Por otra parte, las noticias positivas de Italia favorecieron la apreciación del euro hacia el final de la jornada, ya que el ministro de Finanzas, Giovanni Tria, se comprometió a encontrar una solución para la disputa con la UE sobre el presupuesto de su país. Los medios de comunicación de Italia informaron de que el ejecutivo podría estar dispuesto a acordar un objetivo de déficit del 2% en lugar del 2,4% propuesto inicialmente, lo que ayudó a reducir la rentabilidad del bono italiano a 10 años a su menor nivel desde septiembre. El diferencial con las rentabilidades del bono alemán, que suele ser la referencia de riesgo soberano percibido, se estrechó más de 300 puntos básicos y fortaleció todavía más la divisa.

GBP

La libra fue la única divisa del panel del G10, además del JPY, que tuvo pérdidas frente al débil dólar ayer. Después de que el partido presentador no publicase su recomendación jurídica completa, los laboristas, el Partido Unionista Democrático y otros cuatro partidos presentaron una moción de desacato. Esto pospondrá el debate del Parlamento que se habría celebrado hoy y pone de relieve la complejidad del acuerdo de borrador final. El precio de las coberturas frente a posibles caídas de la libra sigue repuntando conforme el proceso se acerca al momento clave. No es probable que la libra se aleje con claridad de los niveles actuales hasta que el Parlamento adopte una posición definitiva, lo que seguramente ocurrirá después de la votación del acuerdo. De momento, la libra sigue estancada por la aversión de los inversores hacia el riesgo que se acerca. El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, testificará ante el comité selecto del Tesoro hoy a las 10:15 CET para informar de la opinión del banco sobre los efectos económicos del acuerdo actual del Brexit.

USD

El apetito por el riesgo que reinó ayer en los mercados después de los acercamientos comerciales entre China y EE. UU. durante el fin de semana benefició a la mayoría de clases de activos aunque, por desgracia, el USD no estuvo entre los favorecidos por estos vientos de cambio. Últimamente ha aumentado el miedo de que la Reserva Federal pause sus subidas de tipos, ya que es posible que los intereses se acerquen a niveles superiores al tipo de interés natural, lo que ralentizaría la economía. Sin embargo, el índice ISM de los gestores de compras del sector manufacturero muestra que este no es el caso, es decir, que la economía estadounidense sería capaz de asumir tipos de interés más elevados, ya que el dato superó las expectativas con unos contundentes 59,3 puntos. Los pedidos de exportaciones se mantuvieron cerca de los mínimos de octubre, lo que indica que los exportadores siguen experimentando el resquemor de los desacuerdos con China, pero los datos internos siguieron mostrando fortaleza, lo que revela que es probable que los mercados estén descontando menos subidas de tipos de la Fed de las que pueden llegar posteriormente.

CAD

El dólar canadiense se enfrenta a la segunda sesión consecutiva con ganancias frente al USD, posiblemente gracias a la ayuda del crudo, que ha logrado sus dos mejores jornadas desde junio. La recuperación del petróleo tras el acuerdo de Arabia Saudí y de Rusia para recortar la producción antes de la reunión de la OPEP esta semana es el «empujoncito amistoso» que el CAD necesitaba para iniciar una senda alcista. El Financial Post ha publicado hoy un artículo alarmante que cita al informe de Statistics Canada del viernes y a la caída de la tasa de ahorro en el país, que se encuentra en el mínimo de la última década. Esto puede ser una señal de crecimiento basado en el consumo en un ciclo empresarial que quizá se acerca a su final, ya que no hay mucho más margen para que los consumidores aumenten su gasto. Por el contrario, dados los ratios de ingresos/deuda del país, cabe la posibilidad de que los consumidores se vean forzados a desapalancarse en un futuro próximo, lo que supone una posible bomba retardada para la economía. Pese a que no se esperan sorpresas durante el anuncio de mañana sobre tipos de interés del Banco de Canadá, los comentarios sobre el futuro deberían arrojar luz sobre las perspectivas de la política monetaria de cara al año próximo en previsión de las buenas perspectivas económicas.