NOTICIAS Y ANÁLISIS

EUR

El euro perdió terreno frente al dólar al cierre de la semana pasada, uniéndose a los movimientos de aversión al riesgo que sacudieron a los mercados tras los comentarios de Donald Trump sobre la presunta cancelación de los aranceles a China. El calendario de la Eurozona apenas ofreció alivio a la moneda única, con la producción industrial en Francia avanzando solo un tercio de lo previsto en septiembre y los salarios del tercer trimestre del año decepcionando 0,3% vs. 0,4% esperado. Durante el fin de semana, los resultados electorales en España acapararon los titulares, aunque su impacto en los mercados europeos es apenas imperceptible a la apertura de esta mañana. El Partido Socialista continúa liderando el voto en las urnas españolas, aunque, a diferencia de lo esperado, Pedro Sánchez ahora pierde 3 escaños parlamentarios en relación a los resultados de las elecciones de abril. El PSOE debilita su postura para negociar un posible gobierno de coalición con el grupo de Unidas Podemos, en medio de un escenario político notablemente fragmentado del país ibérico. Por el contrario, la fuerza Vox más que duplica su espacio en la Cámara de Diputados, inclinando la balanza hacia una oposición más fuerte contra un posible gobierno de izquierdas. En cualquier caso, el tablero político español apenas pasa factura a los mercados europeos. La brecha de rendimientos de los bonos soberanos españoles a 10 años en relación con los alemanes, típicamente un signo de pánico entre los inversores, se encuentra en su punto más estrecho del último año. El Ibex 35, la medida bursátil española más significativa, apenas se deslizó medio punto porcentual a la apertura para recuperarse rápidamente. Las perspectivas de formación de gobierno en las próximas semanas serán un punto crucial para los mercados. Con una economía en desaceleración y la amenaza separatista catalana tomando fuerza en el país, los mercados podrían comenzar a penalizar el estancamiento político en el país.

USD

Los comentarios del presidente Donald Trump el pasado viernes revirtieron el optimismo de los mercados, dejando al dólar en terreno negativo solo frente al JPY. Inicialmente los inversores se habían animado con la noticia de que los EE.UU. estaban considerando eliminar los aranceles de 15% sobre importaciones chinas por valor de $125 mil millones impuestos en septiembre, como medio para firmar una primera fase del acuerdo comercial con China. El pasado viernes, sin embargo, Trump recurrió a la prensa para afirmar que la disposición a reducir los aranceles era «incorrecta». En cambio, el mandatario afirmó que solo firmaría un acuerdo comercial ventajoso para los EE.UU. aprovechando que China se encuentra más urgida a negociar. Los mercados del tesoro norteamericano están cerrados hoy por el Día de los Veteranos. Dado que los rendimientos aumentaron en el transcurso de la última semana a medida que el optimismo de la guerra comercial llevó a los operadores a recortar las apuestas de recortes de tipos de la Fed en el futuro previsible, la reanudación de las operaciones del Tesoro mañana puede ejercer una mayor presión a la baja sobre el dólar. Con poco programado en el calendario para la divisa, los ojos de los inversores se centrarán fundamentalmente en los titulares de la guerra comercial.

GBP

La libra esterlina opera marginalmente más alta esta mañana después de caer 1,22% frente al dólar la semana pasada. Durante el fin de semana, la agencia calificadora Moody’s rebajó la perspectiva crediticia del Reino Unido a “negativa” ante una potencial parálisis económica del país motivada por la incertidumbre del Brexit. Si bien la revisión de las perspectivas no es tan dañina como la recalificación de la nota en sí misma, la rebaja pone este escenario en el horizonte de los próximos 6 a 12 meses en ausencia de una mejora sustancial en las posiciones económicas y fiscales. Moody’s es la última de las tres principales agencias crediticias en cambiar su perspectiva de la economía británica, siguiendo a Standard and Poor’s y Fitch. En su informe, Moody’s declaró que el estancamiento del Brexit ha socavado la credibilidad del marco institucional del Reino Unido, y no prevé un retorno de la fortaleza institucional una vez resuelto el Brexit. La libra sale a flote esta mañana a pesar de esta noticia y del giro bajista de la comunicación del Banco de Inglaterra la semana pasada. El impulso fiscal prometido por las principales fuerzas políticas como parte de la actual campaña electoral pone un toque de optimismo a la moneda. Entrando en la segunda semana oficial de campaña, las encuestas muestran mejoras para los dos partidos principales a expensas de los partidos de la periferia. Sin embargo, el debate político deberá pasar a un segundo plano de importancia en las cotizaciones de la libra, en tanto no se espera que los Tories y los laboristas publiquen su manifiesto político esta semana. El calendario de datos de hoy incluye datos de construcción y producción industrial, junto con la lectura preliminar del PIB del tercer trimestre del año.

MXN

El peso mexicano fue una de las 4 divisas emergentes que reportaron ganancias frente al billete verde el pasado viernes, aun cuando los comentarios desfavorables de Donald Trump devolvieron la incertidumbre y la aversión al riesgo a los mercados internacionales. El peso mexicano, sin embargo, recibe jubiloso las perspectivas de un estancamiento de las negociaciones comerciales de EE.UU. y China, en tanto los exportadores mexicanos pueden acaparar un mayor espacio de mercado de su principal socio comercial. El peso abre más débil esta mañana debido a la fina liquidez de dólares, pero esta semana podría verse animado por la reanudación del proceso de ratificación del acuerdo T-Mec en el Congreso norteamericano, un marco de libre comercio entre México., EE.UU. y Canadá. Esta semana también tomará protagonismo el anuncio de política monetaria de Banxico, con un recorte de otros 25 puntos básicos descontado por los mercados. Ante la notable desaceleración económica que atraviesa el país, tanto las perspectivas de una pronta ratificación del acuerdo comercial como el estímulo monetario podrán servir de alivio a la moneda azteca.