NOTICIAS Y ANÁLISIS

EUR.

Ayer el euro cerró en territorio neutral frente al dólar, a pesar de que las malas noticias para la Eurozona no dejan de ocupar titulares. La principal alerta vino en la forma de nuevas amenazas para el comercio exterior, con la administración de Donald Trump anunciando una lista de posibles sanciones sobre las importaciones europeas por valor de $11.000 millones. El gobierno italiano, por su parte, recortó las previsiones de crecimiento económico en 2019, de 1% previo a 0,1% ahora. Estas cifras, ya filtradas con anterioridad, no generaron mayores movimientos en las divisas. Sin embargo, un menor crecimiento implica un incremento en la proporción del déficit fiscal inicialmente pactado con la Unión Europea tras varias semanas de tensas negociaciones. Previsiblemente, este tema no será bien recibido en los mercados de deuda italianos ni, por tanto, en las cotizaciones del euro en las próximas semanas. Las cámaras estarán dispuestas hoy en el anuncio de política monetaria del BCE a las 13:45 ECT y posterior conferencia de prensa. La pregunta que todos se siguen haciendo es cuánto más flexible se puede tornar la posición del BCE.

USD.

El dólar se posiciona esta mañana ligeramente más fuerte entre sus pares del G10, a la espera de la publicación de las actas de la última reunión del Comité de Política Monetaria de la Fed. Esta reunión marcó un punto de inflexión en las indicaciones de política de la Fed, donde se anularon las previsiones de subidas de tipos en 2019. El mensaje desató enormes preocupaciones sobre una posible recesión económica, llegando a invertir la curva de rendimientos de los bonos de 3 meses frente a los de 10 años por algunos días. Los detalles de la reunión a revelarse hoy en las actas, ayudarán a definir si los mercados estaban en lo cierto. Este debate se reaviva en un contexto tenso en las relaciones de la Fed con el gobierno, tras los nuevos ataques de Donald Trump hacia los altos tipos de interés y la potencial nominación de dos candidatos a la junta de la Fed, abiertamente opuestos a las actuales indicaciones de política monetaria.

GBP.

La libra se prepara para otro evento importante en la agenda del Brexit. Hoy se reúnen en Bruselas los 27 líderes de la Unión Europea para poner otra fecha límite al divorcio con el Reino Unido. La apuesta más probable es que la última petición de May sobre una prórroga adicional hasta el 30 de junio sea rechazada. Según el comunicado de Donald Tusk, Presidente del Consejo Europeo, esta prórroga tampoco sería suficiente para concretar un acuerdo, dado que las negociaciones de May con el líder de la oposición Jeremy Corbyn parecen haberse enfriado. El dictamen más probable entonces, debe ser una extensión larga de 12 meses como mínimo. El borrador de las conclusiones del encuentro de hoy también reconoce la posibilidad de una salida flexible, sujeta a la evolución de las negociaciones en el parlamento británico. Este escenario supone un período más largo de incertidumbre, en el que la libra no se animará a tomar una sólida ruta ascendente. Mientras, el centro de atención estará centrado en la publicación del PIB de febrero a las 10:30 ECT.

MXN.

El peso mexicano se consolidó ayer en su quinto día consecutivo de ganancias frente al dólar, aproximándose a los niveles más sólidos de cuatro meses atrás. La lectura de la inflación anual de la segunda quincena de marzo salió por encima del rango permisible de Banxico, indicando que las presiones inflacionarias previstas por el Banco Central pueden estarse materializando. El dato sembró esperanzas renovadas de que alguna subida de tipos pueda estar en los planes de Banxico en algún momento del año si la inflación continúa presionando al alza. Quizás sea muy pronto para confiar en estas señales, pero mientras tanto el peso se sigue apoyando en las perspectivas crecientes del precio internacional del crudo. En las dos últimas semanas, el West Texas se ha revalorizado cerca de un 10%.