NOTICIAS Y ANÁLISIS

EUR

La moneda única aguantó el tipo ayer sorprendentemente bien pese a que las nuevas previsiones económicas de la Comisión Europea recortaron el crecimiento esperado del 1,9% al 1,3% para el conjunto del año. Las perspectivas de crecimiento de Italia se hundieron con fuerza desde el 1,2% hasta el 0,2% para 2019. La economía italiana no está ni corriendo ni andando, sino simplemente arrastrándose, lo que puede tener consecuencias más allá del tan debatido déficit presupuestario del 2,04%, ya que este depende de una tasa de crecimiento que, en estos momentos, parece ficticia. Esta situación probablemente espoleará el debate de la sostenibilidad de la deuda italiana a mediados de año, lo que aplacará a los alcistas del euro y desencadenará una huida del riesgo entre los inversores de bonos europeos. Sin embargo, en este momento no está claro si los italianos han prestado atención a estas primeras advertencias, ya que están completamente inmersos en un rifirrafe diplomático con Francia, quien ha llamado a su embajador en Italia para que vuelva a París tras los roces continuos entre los dos países. Supuestamente, la policía francesa ha cogido el hábito de dejar inmigrantes ilegales en el lado italiano de la frontera, mientras que los franceses reprochan al primer ministro italiano, Luigi di Maio, que entable conversaciones con los líderes de los chalecos amarillos. Los franceses hablan de acusaciones falsas, de provocaciones y de uso de los desacuerdos para alcanzar victorias electorales, lo que ha sido suficiente para retirar a su representante de Roma. Tanto Francia como Italia publicarán hoy sus cifras de producción industrial de diciembre a las 8:45 y a las 10:00 CET respectivamente, lo que puede desviar la atención por lo menos durante esta mañana.

GBP

La libra hizo ayer un viaje de ida y vuelta de medio punto porcentual gracias a la volatilidad causada, al menos en gran medida, por las perspectivas de crecimiento del Banco de Inglaterra. Los titulares que circulaban en Bloomberg informaron de que la estimación de crecimiento de noviembre para 2019, que era del 1,7%, se revisó a la baja en febrero hasta el 1,2%. Este crecimiento proyectado es el menor desde la recesión de 2009. El movimiento reflejo de la libra la hizo caer un 0,33% frente al dólar. Entonces, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, se subió al estrado para calmar las preocupaciones de los mercados sobre las proyecciones del banco central e informó de que eran conservadoras a causa de la incertidumbre del Brexit y que los riesgos se inclinan hacia el lado alcista. La actitud positiva de Carney hizo efecto y la libra repuntó un 1,09% frente al USD en las dos horas siguientes. Dada la fortaleza del mercado laboral y la presión inflacionista interna, en caso de que en marzo ocurra una salida ordenada de la UE con acceso comercial al mercado único, el Banco de Inglaterra podría mover ficha y subir los tipos de forma casi inmediata.

USD

El dólar acabó la sesión de ayer plano y a media tabla del panel de divisas del G10. Cedió terreno frente al GBP y al JPY pero lo compensó con ganancias frente al resto de divisas principales. En las últimas semanas hay menos solicitudes de desempleo, aunque suponemos que esto se debe a que las expectativas eran menores a causa del cierre gubernamental del mes pasado. No obstante, el dólar se fortaleció después de que el presidente Donald Trump descartase una reunión con el presidente chino Xi Jinping antes del límite del 1 marzo, lo que alimentó los movimientos hacia activos refugio ante el temor de que Estados unidos imponga nuevos aranceles del 25% a importaciones chinas por valor de 200.000 millones de USD. Pese a otra ronda de conversaciones prevista para la próxima semana entre el representante comercial de EE. UU., Robert Lightthizer, y los negociadores chinos, Donald Trump ha alimentado las expectativas de que no se alcanzará ningún acuerdo comercial hasta que se reúnan los dos presidentes. Los mercados globales de renta variable no acogieron bien esta noticia, especialmente en Europa y Asia.

CAD

El dólar canadiense encontró ayer su dirección, aunque finalmente se acabó depreciando cuando perdió los soportes frente la mayoría de las divisas del G10. El CAD se enfrentó a una situación difícil, ya que el barril de crudo WTI perdió casi un 3% ayer y, al mismo tiempo, el presidente Trump descartó una reunión con el presidente chino Xi Jinping para resolver la tensión comercial. Esta última situación afectó a las perspectivas del CAD, ya que esta divisa es sensible al entorno global de riesgo, especialmente a las políticas comerciales de su vecino del sur. Como el nuevo NAFTA y el USMCA todavía no han obtenido la aprobación del Senado, sigue existiendo algo de incertidumbre para Canadá, mientras que los aranceles al acero y al aluminio se han quedado incluso fuera de los acuerdos. Si el proteccionismo de Trump aumenta, se desvanecerá la esperanza de que estos aranceles se anulen a corto plazo. Hoy a las 14:15 CET se publicará el dato de viviendas iniciadas y, poco después, se conocerán los datos del mercado laboral a las 14:30 con los cambios en el empleo, la tasa de desempleo y el crecimiento medio salarial por hora.